Por favor Rote su dispositivo para una mejor experiencia!

Monstruitos Pasteleros

Había una vez una aldea llamada Monstruolandia, situada en un bosque muy lejano. 

Allí vivían los monstruos pasteleros, seres fanáticos de crear tortas fantásticas y competir por el título al mejor de los mejores pasteleros de todo el bosque y más allá.

Dentro de esta maravillosa aldea, vivía un monstruito de color azul llamado Wonki. 

Un día Wonki estaba caminando por el centro de la aldea y encontró un aviso que le llamó la atención. El volante anunciaba un gran concurso pastelero que invitaba a crear la torta más original, más esponjosa y más colorida para celebrar el aniversario de la aldea.

Wonki fue corriendo a su casa para contarle a su abuela sobre este concurso. Estaba tan emocionado, que, sin darse cuenta, en el camino se chocó con una monstruita llamada Pini, que tenía junto a ella un pequeño conejo. 

¿Por qué estás corriendo? - Dijo Pini

¿No te enteraste del aniversario de la aldea?- Preguntó Wonki- Para celebrar, el alcalde propuso un concurso que nos invita a hacer la torta más original. 

Pini respondió- ¡Sí! Vengo de la casa de Chispas, el monstruo verde, y me dijo que va a preparar la torta más sabrosa de todas. Y Pastelito, el monstruo de pelos locos, me contó que va a jugar con los colores ¿Vos qué vas a hacer?

Wonki no supo qué contestar y se quedó pensando cómo podía ganar el concurso. Más tarde, conversando con su abuela descubrió qué era lo que debía agregar a su torta para que sea única: AMOR. 

El día del concurso llegó y Wonki tenía todo listo para hacer la torta más sorprendente, pero olvidó el ingrediente más importante. 

Automáticamente, pensó que no ganaría, pero Chispas se acercó y le dijo: “No te preocupes, yo me olvidé el molde”. Para la sorpresa de ambos, Pastelito saltó gritando, “¡Yo me olvidé de sacarla del horno!”

La monstruita Pini, luego de escuchar a sus amigos tristes, se acercó y les dijo:

¿Y por qué no preparamos una torta juntos? ¡Va a ser la más creativa, rica y colorida de la aldea!

Inmediatamente, Wonki dijo que sí y los invitó a la casa de su abuela a buscar el ingrediente que todo lo puede. Los 3 se miraron y partieron a la casa de su abuela a cocinar una torta colorida ¡y llena de amor!

Los pequeños monstruos se pasaron toda la tarde cocinando, y es así, que además de divertirse y pasar un buen rato juntos, lograron la torta más increíble de todo el concurso.

Fueron los ganadores del concurso y festejaron sacándose fotos con la torta que crearon juntos. 

Moraleja: Trabajando y ayudando en equipo siempre se logran los mejores resultados.

¡Lee el cuento con nosotros!

Noticias relacionadas

Otros

1-01-2017

Compras inclusivas responsables (CIR)

Otros

1-01-2017

Proyecto Equidad de Género

Otros

1-01-2017

Reducción del consumo de agua en La Campagnola, San Rafael,…

Otros

1-01-2017

Dimensión nutricional de la estrategia de Arcor