Por favor Rote su dispositivo para una mejor experiencia!

Marco conceptual del programa

Nuestros hábitos de alimentación y las colaciones

En las últimas décadas, las tasas de sobrepeso y obesidad han aumentado en el mundo, así como el tamaño de las porciones que se ofrecen en restaurantes, supermercados y en los hogares. i bien no hay una relación directa entre el tamaño de la porción y la obesidad, más de 60 estudios de nutrición internacionales sostienen que el tamaño de la porción afecta la cantidad que inconscientemente comemos. Es sencillo: las personas que se sirven porciones más grandes comen más comida, sin tener en cuenta su peso, el tipo de comida o la hora de las otras comidas.

Además de la falta de autorregulación de lo que comemos, se suma una nueva tendencia que va en aumento: comer snacks o colaciones. Este comportamiento alimentario frecuente que se da por distintos factores como por ejemplo la falta de tiempo o la disminución de los espacios tradicionales de alimentación. Hay muchos mitos, creencias y confusiones sobre qué es una colación o snack. En principio, es cualquier ingesta de comida o bebida que contenga energía, realizada fuera de las horas de comida habituales. En algunos casos, estos hábitos pueden contribuir al consumo excesivo de calorías y al aumento de peso. Sin embargo, comer entre comidas sólo impacta en el aumento de peso, si se consumen regularmente más calorías de las que se requieren.

 

 A la hora deconsumir colaciones, el desafío es manejar el tamaño de las porciones para controlar la energía consumida. 

Porción justa y estrategias para cambiar nuestros hábitos

Cambiar estos hábitos y la manera en que comemos no es tarea fácil. Pero ¿qué estrategias o pequeños cambios de conducta podemos incorporar?

Aunque el volumen de las porciones es una herramienta importante para el control del peso, proponer que se "coma menos" no es la mejor estrategia para afrontar este contexto. La idea es lograr una dieta equilibrada en la que se incluyan todo tipo de alimentos; se pueden comer alimentos altos en densidad calórica siempre que se incluyan porciones más grandes de alimentos de baja densidad energética (frutas y verduras, por ejemplo).

Entonces, también a la hora deconsumir colaciones, el desafío es manejar el tamaño de las porciones para controlar la energía consumida. Reducir el tamaño de las porciones y ofrecer alimentos porcionados es una estrategia clave para combatir la epidemia global de obesidad y las consecuentes enfermedades crónicas no transmisibles que de ella derivan.

Para esto, es importante educar a las personas para que puedan seleccionar porciones adecuadas y brindar herramientas que faciliten la decisión de cuánto comer evitando restricciones.

Descargar documento adjunto