Por favor Rote su dispositivo para una mejor experiencia!

Ranking Merco - Entrevista Luis Pagani

Reclamo. El empresario cree que hay que acordar 5 puntos básicos entre todos los sectores para volver a crecer. “La grieta no construyó para nadie”, dijo.

“Hay que hacer un gran acuerdo porque la crisis es grave”

Damián Kantor

“Arcor no escapa a la realidad general”, dice Luis Pagani, CEO y presidente de la multinacional argentina más prestigiosa del país, según el ranking Merco. El empresario cordobés prevé un 2020 “crítico” y subraya la necesidad de un gran acuerdo de todos los sectores, incluidos los empresarios y los sindicalistas, “porque la situación es grave y no la puede resolver solo un gobierno”.

Entrevistado por el Económico, Pagani habló de las dificultades económicas del país y también de su empresa. Afectada por la recesión, este año y por primera vez en su historia, Arcor cerró una planta (en Mendoza) y suspendió las operaciones de otra (en Río Negro), que producían para La Campagnola, una marca insignia. “Desde hace 28 años que estoy al frente de Arcor, puedo decir que esta crisis es la más larga y continuará con el próximo presidente”, señaló.

-Alberto F. habló de un pacto social. ¿Qué opina sobre eso?

-Bueno, pacto o consenso es algo parecido, pero una salida de estas características puede ser la solución. Es una forma de parar la pelota y acordar 4 o 5 puntos básicos entre todos los sectores, para poner el país en marcha. No sólo el aparato productivo: son muchas las cosas que están pasando. Son válidas medidas como la “Ley de emergencia alimentaria”, pero son botiquines de urgencia. Yo creo que hay que mirar con perspectivas a 5 años para tener un horizonte.

-¿Cuáles serían los puntos básicos del consenso?

-Las prioridades son el tema impositivo, pero se requiere una reforma de fondo y no parches. Otra cosa es la flexibilidad laboral, sobre todo en la Justicia laboral, porque por dos juicios puede quebrar una pyme y eso hay que corregirlo. Además, para la inserción laboral es crucial atender el tema educación. Si la Argentina se destacó en algo, es por la escuela pública, igualitaria y para arriba. Otra realidad triste es la pobreza. Hay que armar un plan a 10 años para incluir a esa gente en el sistema. Estos puntos son clave. Y debe discutirse en forma plural.

-¿Una discusión sin grieta?

-Eso también, porque creo que la grieta no construyó para ningún lado. Entiendo que ya existe consenso para terminar con eso y espero que se cumpla.

Arcor es la mayor alimenticia del país y es el grupo argentino con mayor cantidad de mercados abiertos en el mundo. En 2018 facturó US$2.800 millones (US$300 millones menos que el año anterior). Tiene un total de 46 plantas industriales distribuidas entre la Argentina (36), Brasil (5), Chile (3), Perú (1) y México (1). También está avanzada la construcción de una nueva fábrica en Angola, para abastecer a varios mercados del continente africano. Definitivamente, Arcor tiene vocación global, pero la Argentina representa el 68,9% del total de sus ingresos.

“¿Con respecto al mercado interno, hasta el primer semestre veníamos con una caída de 2% comparado con el mismo lapso del año anterior. Pero si comparamos los primeros 8 meses, acumulamos una caída de 5%. Está dura la realidad”, se lamentó.

-¿No espera un rebote en 2020?

-Lamentablemente, no. Esto va a continuar así, ojalá que encuentre un piso, pero no creo que se produzca un rebote fuerte.

-¿Por qué es tan pesimista con respecto a eso?

-Porque el grado del deterioro salarial y del poder de compra de la gente hace presumir eso. Será un año duro para el consumo interno. Y para las empresas que intentamos ser globales, necesitamos un mercado interno fuerte, como pasa en los Estados Unidos, donde te obligan a competir. Y la exportación es eso: competir.

-El Gobierno decretó el pago de un bono de $5.000 para el sector privado. ¿Qué opina al respecto?

-Estamos observando cómo responden las empresas. Las empresas atraviesan muchas dificultades. Conozco la necesidad de los asalariados y también conozco la realidad de este lado del mostrador.

-Hablemos de Arcor: con la crisis del consumo, hubo un traspaso a las segundas marcas. Hay expertos que dicen que no es sólo por la recesión sino por responsabilidad por las marcas líderes. ¿Cómo observa el fenómeno?

-No escapamos a esa realidad aunque jugamos en todos los segmentos. Hay una nueva clase de consumidor que se guía más por el bolsillo.

Un gran empresario me dijo que el mismo consumidor que va al supermercado y mira los precios de una lata de tomate, después va y se gasta una fortuna en indumentaria de una marca de lujo. Esa es la racionalidad de un mismo consumidor: se fija más los precios en un súper, pero no cuando compra zapatos de US$3.000 o US$4.000. Hay un nuevo consumidor, que tiene más alternativas de gasto y que ahorra en la canasta básica.

-¿Eso es novedoso para el mercado argentino?

-Es una tendencia mundial. Tengo por costumbre salir al exterior una semana al mes para observar otros mercados. Arcor siempre se acomodó a las circunstancias y a los cambios de hábitos de consumo. En eso, la exportación te ayuda a estar activo y estar atento a las novedades.

-China está abriendo su mercado a productos argentinos. ¿Para Arcor es una oportunidad?

-China es China, pero hace 20 años que estamos allí. Es interesante, pero es un mercado difícil en el cual hay que ir paso a paso. Para nosotros, es más fácil acceder a otros mercados asiáticos, como Corea del Sur, Tailandia y Vietnam. Porque en China quieren estar todos y los chinos son muy buenos comerciantes, siempre te van probando. En China todos pagamos derecho de piso, no sólo Arcor.

-¿Cuánto representa el mercado chino para Arcor?

-Es un porcentaje bajo, porque crecer en China, cuesta. Todas las empresas tratan de tener presencia allí.

-Ya desembarcaron en África. ¿Cómo ve ese mercado?

-Estamos avanzando con la construcción de una planta en Angola. El objetivo es que en 2021, la planta abastezca Angola y a toda África subsahariana. África es el continente con mayor tasa de crecimiento poblacional en los próximos 20 años, y para una empresa como Arcor, conquistar a los consumidores jóvenes es fundamental. Es una apuesta y creo que no sólo para Arcor.

-Las exportaciones de Arcor también cayeron pese a la mejora del tipo de cambio. ¿Cómo lo explica?

-Desde hace 10 años viene cayendo, a veces por la falta de competitividad del dólar y por los costos logísticos. Recuperar eso lleva tiempo, no menos de 6 meses. Habrá que ver si esa mejora es temporal o permanente.

Descargar documento adjunto

Noticias relacionadas

Institucional

18-04-2017

Grupo Arcor adquiere Zucamor, una empresa de papel y cartón

Institucional

10-02-2019

Arranca la búsqueda de jóvenes universitarios

Institucional

5-11-2018

Más de 110 niños participaron del cierre del programa SER…

Institucional

19-04-2017

Arcor presentó la muestra fotográfica “Kioscos Argentinos”…