Por favor Rote su dispositivo para una mejor experiencia!

La peruanidad convertida en chicle

Desde 2012, Grupo Arcor lanzó al mercado peruano los Topline Inca Kola. A partir de una alianza con Coca-Cola, se desarrolló un chicle sin azúcar que se adapta al paladar peruano y que vincula una marca emblemática del país con el poder marcario de Topline. Conocé la historia de este sabor local que desarrollamos desde Arcor para adaptarnos a los gustos específicos de nuestros diferentes consumidores.

En Grupo Arcor desarrollamos marcas líderes que llegan a personas de más de 120 países. Por eso, en cada una de nuestras plantas productoras en Latinoamérica, creamos productos para alimentar momentos mágicos que conectan con el sabor de cada lugar.

En Perú, desde 2012, lanzamos al mercado el Topline Inca Kola, un chicle adaptado al paladar peruano que toma lo mejor de Inca Kola, una de las marcas emblemáticas del país que representa la peruanidad.

La historia de un vínculo con Coca-Cola

Desde 2010, Grupo Arcor firmó un acuerdo de co-branding con Coca-Cola para unir el poder de sus marcas y transformarlas en golosinas y helados. Los primeros desarrollos comenzaron con Topline Sprite Zero y Menthoplus Powerade ese mismo año.

“En 2011 lanzamos al mercado peruano los Topline Sprite Zero y fue muy positivo. Entonces, comenzamos a pensar la posibilidad de extender ese co-branding con Coca-Cola a Inca Kola”, cuenta desde Buenos Aires, Andrés Paredes, Responsable de Marketing Regional Golosinas, quien en ese entonces manejaba la categoría de chicles desde Perú.

Andres Paredes“Cuando nació la idea nos entusiasmamos desde el primer momento. Luego, comenzamos conversaciones con el equipo de Marketing Regional de Arcor quienes iniciaron el proceso de trabajo con el equipo de Coca-Cola”, continúa Andrés.

Para producir Topline Inca Kola se realizaron en la Planta Chancay de Perú más de 40 muestras con testeos con consumidores, para lograr una réplica exacta del sabor que conquista el mercado peruano.

Finalmente, a inicios de 2012 este chicle sin azúcar salió al mercado y, siete años más tarde, se transformó en uno de los productos de la línea chicles sin azúcar más valorado en Perú. Es una de las presentaciones de Topline más vendidas en ese país.

El paladar peruano

Inca Kola representa la peruanidad y llega a tener un valor cercano a íconos del país como Macchu Pichu o el ceviche.

Por otra parte, señala Andrés –quien es de origen ecuatoriano pero trabajó 9 años con Grupo Arcor en el mercado peruano-, el paladar de los consumidores tiene un entrenamiento diferente.

“La gastronomía en Perú es clave y su paladar es muy sofisticado. Cada comida, desde la más sencilla tiene un alto nivel de preparación. Con sus condimentos y especias, son comidas de mucho sabor”, explica Andrés. Es por eso que, en materia de golosinas, los consumidores de ese país piden mayor intensidad y la acidez es un aliado clave. “Piden intensidad en términos de indulgencia, de azúcar y acidez que aporten más sabor. Es un paladar que no escatima en salado o dulce”.

Además del trabajo con Inca Kola, todas las fórmulas de Topline fueron desarrolladas para el mercado peruano: “adaptamos los 4 sabores para los jóvenes iniciadores peruanos que son aquellos que salen del mundo infantil y consumen chicles para adultos. Quieren mentas fuertes y sandía, con mayor acidez en la fórmula” agrega Andrés.

Noticias relacionadas

Golosinas

23-07-2018

Natural Break, ahora en barra