Por favor Rote su dispositivo para una mejor experiencia!

Fuente: Revista Clarín - Pymes

El consumo masivo invierte ideas

Empresas grandes como Quilmes, Molinos, Nestlé, Arcor y Coca Cola lanzaron planes para apoyar emprendimientos, con capital y capacitación, a cambio de cultura innovadora.

El escenario para las grandes empresas de consumo masivo es adverso ante la caída en el poder adquisitivo, la devaluación que encareció sus costos y las dificultades provocadas por la inestabilidad financiera. No obstante, muchas de esas compañías buscan que el árbol de la crisis no les tape el bosque del largo plazo. A través de diversas modalidades, apoyan el surgimiento de emprendimientos con capital semilla, capacitación, mentorías o cualquier asistencia que ayude a despegar a quien tiene una buena idea que merezca ser testeada en las grandes ligas. El apoyo puede llegar a través de una competencia de proyectos o bien a la decisión de apostar a la interacción con los emprendedores.

¿Qué buscan los grandes al apoyar a los chicos? Más de una cosa. En algunos casos, estar presente en el surgimiento de un caso exitoso y formar parte de él.

En otros casos, lo que se busca es captar buenas ideas que optimicen cualquiera de sus procesos, tanto en lo productivo como en lo comercial. Por esa vía, un entrepreneur puede transformarse en un proveedor.

Y sobre todo, lo que las grandes firmas están buscando son mecanismos de acercamiento orgánico al ecosistema emprendedor, para contagiarse de cierta cultura de negocios que perciben como más ágil e innovadora, en las antípodas de la burocracia.

Las corporaciones que asisten a pymes reciben como contrapartida el beneficio de relacionarse con un mundo dinámico y cambiante en el que no hay grandes estructuras pero sobra el talento y la creatividad.

 

"Desde el punto de vista organizacional y del manejo de nuestros recursos humanos, no podemos darnos el lujo de no vincularnos con los emprendedores", dice Lucía Armendáriz, gerente de Innovación Abierta de Cervecería Quilmes. "Hay jóvenes que eligen emprender como forma de vida y por eso nunca van a trabajar en una corporación. Es gente supertalentosa, con otras habilidades que las requeridas por el trabajo corporativo." 

En la interacción, dice la ejecutiva, hay un beneficio de conocimientos que queda en la compañía: "También se genera valor para nuestra gente al charlar con un emprendedor. En las empresas, a veces nos falta salir un poco de la oficina".

Armendáriz tiene a su cargo el manejo de Eklos, la aceleradora de startups de la cervecera. Asegura que el secreto reside en saber vincularse: "Hay que ver de qué forma les podemos dar valor, que es nuestro vertical. A veces agregamos más valor aportando conocimiento que financiando. A veces hay buenos proyectos a los que les falta inversión, pero en otros casos no tiene sentido ofrecerle capital a quien considera más valioso tener a Quilmes como cliente", explica. "Otras veces necesitan sólo consejos y la capacitación se da incluso de manera informal, en el día a día." 

A través de Eklos, Quilmes encara la aceleración de dos o tres startups por año, siempre en una etapa inicial, con productos recién lanzados. El apoyo financiero se vehiculiza a través de una nota convertible, con la cual las dos partes acuerdan el derecho de la compañía a adquirir acciones del emprendimiento en el futuro, con un aporte inicial de US$ 50.000 por el 7% del paquete accionario en un vínculo de dos años de duración.

Ese formato implica un compromiso para ambas partes: el emprendedor no puede abandonar el proyecto ni la compañía cesar su apoyo. Desde que existe Eklos, Quilmes ya invirtió US$ 800.000 en esta clase de proyectos y en breve espera sumar dos más.

RSE 

Los objetivos económicos pueden combinarse con otros más clásicos ligados a la responsabilidad social empresarial. Molinos Río de la Plata lanzó el programa Molinos Innova, un certamen para pymes y startups que tuvo como eje temático ideas para alentar a los argentinos a comer mejor. Reunió 210 proyectos con procesos, productos o tecnologías que apunten a ese objetivo, la mitad de ellos llegados desde el interior del país.

"El abanico de propuestas fue tan amplio que nos obligó a abrir nuestra propia cabeza", señaló Romina Rago, gerente de Marketing Corporativo de Molinos. Cuenta que además de la propuesta original de ideas para hacer los alimentos más saludables, los participantes aprovecharon la convocatoria para abordar varios temas laterales, como mejores formas para llegar al consumidor, para cocinar y para aprovechar el valor nutritivo de los productos.

"Los emprendedores mostraron creatividad y flexibilidad para generar ideas nacidas de experiencias propias y de la realidad de su zona, no sólo del laboratorio. De hecho, el proyecto ganador, además de ser una innovación total porque genera un proceso que no existía, tiene una conexión muy fuerte con lo regional y eso fue muy valorado", agregó.

El ganador del certamen fue Andean Flours, una idea impulsada por tres jóvenes investigadores salteños para producir panificados, de alto valor nutricional y aptos para el consumidor celíaco, utilizando semillas nativas del norte argentino.

Como parte del premio, los tres emprendedores ganaron un viaje a Silicon Valley, con un programa concreto de actividades: además de conocer el polo de innovación más grande del mundo y asistir a eventos de capacitación, tendrán una agenda para mantener reuniones con ejecutivos y fondos de todo el mundo. Además, tanto Andean Flours como otros cuatro finalistas de Molinos Innova recibirán una beca para participar del programa Naves, de la Escuela de Negocios del IAE, donde recibirán capacitación y mentorías para mejorar el plan de negocios de su proyecto.

En cuanto al vínculo de Molinos con los emprendedores, en la empresa señalan que puede derivar en un acuerdo comercial concreto. "El objetivo principal en el plano del marketing es apoyar a los emprendedores a través de la capacitación. Como empresa argentina, en un marco de responsabilidad social, sentimos que debemos hacer cosas por el país y su desarrollo", plantea Rago. Y abre una ventana: "De manera secundaria, si entre las ideas que recibimos aparece la posibilidad de un nuevo proveedor o servicio, podríamos avanzar en un desarrollo conjunto. Pero no buscamos eso como objetivo central".

Desde Quilmes, Armendáriz advierte que a mediano plazo el emprendedor que participa en estos programas es "un potencial cliente o proveedor" de la compañía. Y que el objetivo de la convocatoria apunta a la innovación y genera beneficios que, decididamente, son recíprocos. "Innovar es uno de nuestros desafíos constantes y no se limita a lanzar mejores productos sino también a hacer funcionar mejor a toda la compañía", dice. "Nuestra sinergia con los emprendedores consiste en que ellos aporten su idea, con su foco y su metodología, mientras que nosotros les podemos aportar nuestro rol como herramienta de validación. El emprendedor pasa mucho tiempo desarrollando su idea sin saber si va a servir en la vida real. A veces hay que decírselo." 

JÓVENES

 Nestlé desarrolla a escala latinoamericana el programa Iniciativa por los Jóvenes, brindando un apoyo económico de US$ 10.000 y becas para programas de capacitación a proyectos basados en impulsar la sustentabilidad de las comunidades.

"Lo sustentable no tiene que ver solamente con el medio ambiente sino con mucho más, como el desarrollo de los jóvenes como emprendedores", explica Santiago Monsegur, responsable de Capacitación y Desarrollo de Nestlé para la Argentina, Uruguay y Paraguay. "Trabajamos mucho en la empleabilidad, algo que en Europa se empezó a discutir fuerte después de la crisis financiera de 2008 y su impacto en el desempleo joven. Esa discusión también está en nuestra región".

El plan de Nestlé, en alianza con la ONG global Ashoka, excede a las clásicas acciones de responsabilidad social empresarial. "Nuestra convicción pasa por crear valor compartido, tanto para la organización como para la comunidad. Como productores de alimentos, apoyar a agroemprendedores implica una situación de ganar-ganar", señaló Monsegur.

El ejecutivo, en coincidencia con sus colegas, enfatiza las ventajas que puede recibir una gran corporación que sepa escuchar a los emprendedores.

"En el intercambio, también es valioso lo que recibimos por parte de los emprendedores en términos de aproximación a nuevas tendencias, agilidad y capacidad para innovar", dice. La devolución, agrega, pasa sobre todo por el aporte de experiencia. "Les ofrecemos el mentoreo de sus proyectos para ayudarlos a crecer y a desarrollar su idea. Pero también hay que estar abiertos. En una gran organización también se puede emprender. Hay que generar una idea y convencer a los demás, aunque con otra estructura, por supuesto".

SIETE ÁREAS

Otro ejemplo de jugadores importantes del consumo masivo que apuestan a financiar con capital de riesgo a emprendedores es el fondo Kamay Ventures, formado por Arcor y Coca-Cola de la Argentina.

Las dos grandes compañías, ambas con posiciones de liderazgo de mercado en distintos segmentos de alimentos y bebidas, lanzaron este fondo que apunta a financiar empresas en siete diferentes áreas: comercio digital, banca digital (fintech), digital S&OP (inteligencia del consumidor), Internet de la Cosas (distribución, embalaje y logística), Ag-Tech (producción primaria, trading y sustentabilidad), biotecnología aplicada y medio ambiente.

El plan de Coca-Cola y Arcor es servir ellos mismos como un "ecosistema de testeo y validación" para los proyectos de los emprendedores, para que éstos puedan asumir el desafío de trasladar sus ideas a gran escala.

Como en otros casos, el apoyo no se limita al financiamiento sino también a la capacitación. El fondo abrió una convocatoria de startups enfocadas en digitalizar distintas etapas del proceso productivo y planea apoyar 10 emprendimientos al año con un aporte de US$ 300.000 a cada uno de ellos.

Los proyectos apoyados por estos programas son disímiles. A veces llegan como una idea de laboratorio para ser explorada; otras, con un desarrollo incipiente que necesita una inyección de dinero, de conocimiento, de contactos o de todo eso a la vez.

En cuanto a las empresas de consumo masivo, que se lanzan a una tarea alejada de su core, como es financiar y capacitar a emprendedores, hacen una apuesta que, como todo emprendimiento, a veces tiene un futuro incierto. La crisis no detuvo ese interés; tal vez un poco de cultura emprendedora sea un buen remedio para sobrellevarla.

Noticias relacionadas

Institucional

Arcor vale más si es sustentable

Institucional

Laboratorios Bagó y Grupo Arcor se unen para innovar y lanzan…

Institucional

Argentina Innovadora 

Institucional

Clarín (Merco) - El ranking de las 100 empresas con mejor…